Sobre el blog

Un hormiguero es un lugar con mucho movimiento y la idea de este blog es mostrar una parte de ese movimiento en la literatura para chicos, por eso les propongo este espacio.
Las hormigas son muy cuidadosas para elegir el terreno donde van a instalar el hormiguero y el armado es progresivo. Pienso que formar lectores es un trabajo que requiere mucho cuidado y, como las hormigas, los mediadores tenemos una tarea muy muy minuciosa.
Algunos hormigueros son más complejos que otros. Todos tienen una entrada, túneles y distintas zonas de almacenamiento de comida o de acoplamiento. Hay hormigueros artificiales que nos permiten ser testigos del mundo de las hormigas. De la imagen del hormiguero me atrae su fuerza para designar lo colectivo en singular. Un hormiguero contiene una colonia de hormigas y representa el intercambio de un modo de vida. Las hormigas tienen el nivel más alto de organización social entre los animales. Eso determina su jerarquía y la convivencia con las distintas generaciones.
Un hormiguero natural está hecho de tierra, arena, hojas o una mezcla de este tipo de materiales. La literatura infantil también se enriquece en el contacto con las diferentes manifestaciones artísticas y los distintos géneros.
Siempre me gustó la idea de seguir a las hormigas para ver cuando entraban en el hormiguero, después de andar largos caminos cargando una miga o el pedacito de alguna hoja. El interior del hormiguero es un lugar misterioso. Por eso, los invito a pensar la literatura para chicos como un gran hormiguero, para compartir modos de leer y experiencias de lectura que nos permitan acompañar a los lectores hacia nuevos lugares imaginarios.
Un hormiguero se puede replicar en otros lugar y eso vuelve interesante esta metáfora para pensar la relación entre literatura e infancia. Además, me fascina esa característica de las hormigas -sean muchas o pocas- la mayor parte de las veces están en acción y son capaces de crear enormes cadenas o grandes montículos de tierra en poco tiempo.
Como una frontera porosa un hormiguero conecta el interior de la vida de las hormigas con el mundo exterior. Esa frontera tiene mucho que ver con lo que pasa durante la lectura literaria y el misterio de lo que queda grabado en la imaginación de cada uno durante la lectura. Les propongo compartir este blog como un espacio para pensar la literatura para chicos en acción. Una zona de lecturas que nos permita conectar un texto con otro a partir de diferentes elementos, personajes, temas, etc. La propuesta es hacer de este hormiguero un espacio para trazar nuevos túneles y así organizar nuestros propios itinerarios lectores.