Publicado en Composición de lugar, Proyectos

“Verde fantasía. La planta de la memoria ilimitada”

A partir de la relación proporcional entre el pensamiento del elefante y su cuerpo, revelada tan originalmente al principio de “Un elefante ocupa mucho espacio”, me pregunto por los pensamientos de las hormigas. Por su naturaleza contrahegemónica la literatura nos habilita a considerar que el mundo del hormiguero encierra ambiciosos proyectos que resaltan la desproporción entre las posibilidades de la fantasía y el cuerpo de las hormigas. Siguiendo esa idea me animo a compartir un proyecto de trabajo que se desprende de mi investigación y del trabajo en equipo.

En 2015 con voluntad memoriosa por conmemorar los cuarenta años del último golpe cívico-militar en Argentina que se cumplían al año siguiente y con el interés de mostrar los avances de la literatura argentina para niños en ese tramo del recorrido, donde la ilustración y el trabajo con la imaginación adquirieron fuerza propia, diseñamos con Carla Indri una gran muestra interactiva con un itinerario por cuentos y autores del campo. Lo ambicioso de ese proyecto tomo forma en una muestra acotada a “La planta de Bartolo” de Laura Devetach, que concretamos junto con el apoyo del Ente Cultural de Tucumán, con el título “Verde fantasía. La planta de la memoria ilimitada”. La muestra consistió en la realización de un mural, pintado por la artista plástica Verónica Corrales, que reponía la gran planta-árbol que Bartolo sembró en un macetón. El cuento relata la historia de un niño, dueño de una planta de la cual brotaban cuadernos, que regalaba a los chicos del barrio y la disputa de éste con el codicioso vendedor de cuadernos, que intentó de todos modos persuadirlo para que le vendiera la planta.

20170620_084130

El cuento está incluido en La torre de cubos, uno de los libros emblemáticos del campo infantil argentino que fue prohibido por el decreto N° 480 que entre otras razones argumentaba “ilimitada fantasía”. El mural permite iniciar la conversación en varias direcciones: por el cuento, por el juego de palabras que se instala desde el título de la muestra, la pregunta por el peligro que podría implicar el argumento de prohibición y el recorrido visual por la planta que, simbólicamente, permite al lector reconocer diferentes momentos. En la planta hay cambios de colores, y algunos textos que acompañan la imagen dan lugar a establecer relaciones con el contexto dictatorial y con lo que ocurrió durante estos cuarenta años en la literatura argentina para niños.

El público que visitó la muestra, que se presentó en mayo de 2016 en la sala Exequiel Linares, fue variado. Niños, jóvenes estudiantes, futuros docentes y adultos participaron de charlas y encuentros que dieron lugar a distintas lecturas e interpretaciones a partir de la propuesta. Después de la repercusión del mural y con la expectativa de llegar a otros lugares o a escuelas más alejadas, este año la muestra adaptó un nuevo formato. La misma artista trasladó el mural a una versión digital que se materializó en un dispositivo móvil integrado por seis banners, que nos permite visitar escuelas o bibliotecas interesadas. Esta vez la muestra está acompañada por una propuesta de taller de lectura con el propósito de instalar un espacio diferente y generar nuevas experiencias. El dossier impreso está destinado a docentes o adultos y contiene una explicación de la importancia de hacer una planta de la memoria, también aporta elementos para pensar la relación entre literatura e infancia en el contexto dictatorial y sugiere una serie de actividades para iniciar o continuar el diálogo con niños y jóvenes a partir del cruce con otros textos.

1497897040501

Hoy la muestra nos permite dar continuidad a la discusión sobre el pasado con las nuevas generaciones. El legado del campo literario argentino para la infancia es fundamental para ampliar las representaciones de los chicos. Por eso, asumimos el compromiso con los trabajos de la memoria a los que nos invita Elizabeth Jelin en sus estudios y por medio de este proyecto nos interesa poner en contacto pasado y presente, motivar nuevas preguntas en los lectores de hoy, para que ellos mismos puedan construir sus propios sentidos del pasado.

Anuncios

Un comentario sobre ““Verde fantasía. La planta de la memoria ilimitada”

  1. Gran trabajo el de la instalación de La planta de la Memoria. Muy digno. Un orgullo argentino.
    Este año con primer grado leímos y trabajamos La planta de Bartolo para el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Aunque Bartolo nos sigue acompañando todos los días en primero B.
    ¡Gracias!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s