Publicado en Historias de hormiguero

Del diccionario fórmico (continuación…)

Amenaza. Alude al riesgo latente de perder algo o a una situación peligrosa para el sujeto. El viento sonda. Las lluvias de verano. La nieve que irrumpe entre el tramo que va del hormiguero al árbol más cercano. La sombra de un oso que se descubre casi al borde de su cuerpo. Estos son algunos de los ejemplos de las amenazas naturales para las hormigas. Entre las artificiales reconocemos otros varios. La opresión o aplastante inercia que un zapato despliega sobre el cuerpo entero. El rocío de un insecticida. El ocasional retumbar de la tierra con un sonido espirituoso que sacude el hormiguero en las horas de descanso.

Colonia. Refugio colectivo. Ambiente agradable en época de contención invernal. Maraña de individualidades en tiempos de disputas.

Hambre. Sensación de vacío interior que resulta de prolongadas horas de escasez, puntualmente, de alimentos o de amor. Las hormigas relacionan esta sensación con la falta de cuidados personales pero nunca llega a ser parte de un estado colectivo, por eso del bien común que es parte de un ritual cotidiano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s