Publicado en Túneles temáticos

Deseos: uno o tres

Los deseos viven adentro de uno y a veces es difícil decidirse. En la literatura la lámpara y la aparición del genio son los elementos mágicos que nos ponen ante la situación de decidir. La cosa se pone más difícil si nos encontramos frente a frente con un genio bueno y generoso, como le pasó a Aladino en  Aladino y la lámpara maravillosa.

Tomamos aquí la versión del clásico incluida en El traje del emperador y otros cuentos, publicada en 2014 por Alfaguara Infantil, con la garantía de reescritura a cargo de la autora argentina Silvia Schujer. En esta versión aparecen dos genios: uno simpático que sale del anillo que se le escapa al brujo, cuando encierra a Aladino adentro de la cueva y otro enorme, que aparece en medio del humo de la lámpara con la que se queda Aladino, después de haber sido atrapado por el hechicero adentro de la cueva y rescatado como uno de los deseos pedidos al primer genio.

De ahí en adelante se desarrollan una serie de situaciones que dan lugar a nuevos pedidos y más deseos. Pero me interesa detenerme en la zona del cuento en la que el genio liberado del encierro se presenta dispuesto a cumplir la voluntad del personaje y formula la pregunta crucial: “¿Puedo cumplirte algún deseo?”. Ese momento es decisivo en la vida de los personajes y desata distintas reacciones en el mundo literario.

Una es la de “Terremoto”, el protagonista del cuento “El genio del basural” de Ricardo Mariño incluido en El héroe y otros cuentos ([1996] 2008). El genio que se le aparece a los chicos del basural es malhumorado y vanidoso. Está enojado y según dice eso tiene que ver con que está encerrado por error. Su aparición es un accidental hallazgo en medio de otros pedazos de metal. Como en el cuento clásico, el protagonista también piensa en llevarle a su mamá lo que encuentra y describe como una “tetera oxidada y abollada”. En clave de parodia este cuento propone una segunda versión de la historia de Aladino y, con varios guiños al lector, introduce algunos elementos del mundo occidental. Sin embargo, al transcurrir en un basural la historia deja ver las necesidades de los habitantes del lugar a través de sus deseos. Con aire renovado Terremoto interpreta los deseos como milagros y el genio los define así: -Bueno, son, en fin, apariciones. Puedo hacer aparecer lo que pida quien frote un poco la lámpara. Es cierto que mi poder ha disminuido un poco después de tantos años, pero aún puedo asombrar a más de uno.

El primer deseo de los chicos del basural es un elefante y parece funcionar como una especie de desafío para el genio y un exotismo oriental relacionado con el genio y la lámpara en el contexto de la historia. Después de varias peripecias y desencuentros los chicos ayudan al genio a cumplir su deseo de volver a su tierra originaria y ellos adoptan al elefante como mascota y medio de transporte útil para transportar los metales que recolectan.

Otra forma original de responder a la pregunta del genio se encuentra en el cuento “Cosas que pasan” ([1998] 2012) de Isol. De tanto desear, un día a la protagonista se le parece un genio y le dice: ¡Como eres la persona que más deseos ha pedido este mes, me han mandado a cumplirte uno! Entre la sorpresa y la indecisión a ella le resulta difícil elegir y entonces, pide algo. Pide: TODO. El genio, una especie de mensajero del más allá, recurre a su catálogo y como no encuentra lo que la niña había pedido y está apurado resuelve la situación dejándole como regalo un conejo gris. El reemplazo del deseo parece generar cierta curiosidad en la protagonista que remata la historia en la misma lógica de sus pensamientos iniciales: Así que ahora tengo un conejo gris bastante lindo. Pero si fuera azul…

El punto es que a veces llega la ocasión y no es fácil elegir los deseos. Se me ocurren algunas preguntas: qué cosas podrán figurar en el catálogo de un genio, cuáles será los tres deseos de una hormiga… No sé por qué intuyo que los deseos de las hormigas deben tener grandes dimensiones, pero estoy casi segura que un deseo es algo que va más allá de la curiosidad de cada uno.

Anuncios

2 comentarios sobre “Deseos: uno o tres

  1. Qué bueno conocer sobre estos cuentos que nos atraviesan desde el deseo.
    Aprovecho para expresar que, como hormiguita viajera, anhelo continuar el atrapante recorrido de la LIJ emprendido hace algunos años atrás. Sin duda, uno de los lugares desde donde continuar el viaje por el mundo de la literatura para niños es en este blog que, por suerte, se nos presenta inquieto, maravilloso, poblado de autoras y autores. Especialistas, estupenda gente de las letras.
    Envío mis FELICITACIONES y mis GRACIAS a la Dra. Laura Rafaela García por la creación del hormiguero. Es un valiosísimo aporte para todos los que trabajamos en la mediación de la lectura.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s